Howard Pyle, un clásico que rechazaba a los clásicos


“¿Sabe usted una revista americana llamada Harper’s Monthly? Hay cosas en ella que me hacen quedar mudo de admiración, incluidos los bocetos de una ciudad de los cuáqueros en los viejos tiempos de Howard Pyle.

Vincent van Gogh,

en una carta a su hermano Theo

Howard Pyle nació en Wilmington, Delaware, Estados Unidos, el 5 de marzo de 1853. Su familia se estableció en el valle de Brandywine después de llegar de Inglaterra, como hicieron otros inmigrantes cuáqueros en 1682. No debemos confundir a los cuáqueros con sectas fundamentalistas u ortodoxas, ellos se caracterizan por no tener un credo común y poner en tela de juicio las enseñanzas fundamentales de varias religiones. En el momento del nacimiento de Pyle, Wilmington era un pueblo que comenzaba a hacerse ciudad. La casa Pyle estaba en el campo a las afueras y tenía un jardín repleto de flores, árboles frutales, viñas, un invernadero y una casa de verano. Las habitaciones estaban repletas de libros y en la biblioteca se respiraba un ambiente muy acogedor. Las imágenes de su infancia idílica en Wilmington las recordaría toda su vida y regresaría a ellos una y otra vez en sus ilustraciones y escritos.

Según Howard, su madre iluminó su infancia con “una alegría deslumbrante de cosas bellas” (Ella le mostró los cuentos de hadas de Grimm, los cuentos de la mil y una noches, Pedro y el lobo, un Libro de las maravillasCuentos de Tanglewood, Robinson Crusoe, Una noche de verano y las baladas de Robin Hood… Pasó horas leyendo novelas ilustradas de Dickens, Thackeray, Bunyan, y Dafoe y disfrutando de las ilustraciones de Thomas Bewick, Félix Octavio Darley, y John Tenniel. Su madre también le ha enseñado a importantes artistas británicos e ilustradores de la década de 1860, incluyendo: Arthur Boyd Houghton, Charles Keene, Dante Gabriel Rossetti, Holman Hunt y Edward Burne-Jones. Así que desde muy temprano en la vida, Pyle comenzó asociar imágenes con textos.

Pyle Asistió a la Escuela de Amigos (los cuáqueros se llaman así entre ellos) y luego a una escuela dirigida por Thomas Clarkson Taylor, en la que como recordó más tarde ” pasó gran parte de su tiempo garabateando dibujos en su pizarra y en sus libros” Al darse cuenta de la falta de su hijo de interés en el estudio, el padre renunció a su idea de enviar a Howard a la universidad y en su lugar su madre le animó a estudiar arte. A los dieciséis años comenzó una etapa de tres años de viajes diarios a Filadelfia con el fin de estudiar con el artista belga Van der Weilen. Estas clases sería la única formación sistemática en el arte que Pyle recibe y que le  proporcionan una base sólida en la técnica de dibujo.

Después de tres años de estudio, Pyle instaló un estudio en su casa en Wilmington y comenzó a ayudar a su padre en el negocio de cuero mientras trata de decidirse acerca de una carrera. Durante los próximos cinco años, continuó dibujando y experimentando con la escritura en su tiempo libre. Leía mucho y descubrió al escritor William Dean Howells cuyo estilo de escritura trató de imitar. Al final de esos cinco años, en la primavera de 1876, Pyle hizo un viaje a Isla de Chincoteague frente a las costas de Virginia para observar el rodeo anual de potros salvajes. Tomó notas sobre todo lo que veía e hizo varios bocetos para un posible artículo.

TRABAJO PARA LAS REVISTAS

De vuelta en Wilmington continuó trabajando en los bocetos y notas del viaje. Al mismo tiempo, completó una serie de versos sobre una píldora mágica y los presentó, junto con ilustraciones de Scribner’s Monthly (julio 1876). Así fue como recibió su primera carta de aceptación y un cheque. A continuación, presentó un cuento de hadas para los niños de San Nicholas (febrero 1877), la revista más importante para los niños de la época, y de nuevo recibió un cheque por correo. Con reforzada confianza, Pyle escribió el artículo Chincoteague y lo presentó con dibujos a Scribner’s Monthly (abril 1877). También se lo aceptaron y animado por estos éxitos le pide su padre que pase por la oficina de Scribner, mientras esté en Nueva York por negocios. El anciano Pyle se reunió con Roswell Smith, el editor, quien con bastante entusiasmo le sugirió que enviara a su talentoso hijo a Nueva York para escribir e ilustrar para revistas, prometiéndole, o al menos augurándole, importantes trabajos.

Sin embargo el trabajo de Scribner’s no era tan importante como se esperaba y Pyle tenía que ponerse en contacto con otros editores para completar sus escasas ganancias. Así Mary Mapes Dodge, editora de la San Nicolás, (la revista que como decíamos se estaba convirtiendo rápidamente en famosa por ser una influencia primordial en la mejora de la literatura infantil en los Estados Unidos) le alentó a presentar escritos y dibujos para su publicación. Las primeras obra de Pyle en Nueva York fueron varias fábulas de animales e ilustraciones para esta revista.

Tras casi un año en Nueva York, la Sra. Dodge envió a la casa de Pyle un grabado con el objeto de poder ajustar su estilo de dibujo para una mejor reproducción en la revista. También se matriculó Howard en una clase de dibujo en la Liga de Estudiantes de Arte para mejorar su dibujo de la figura humana. Nuestro artista comenzaba a tener dudas sobre su capacidad en la carrera elegida y pensó por momentos en abandonar. Pero a comienzos de 1877 todos estos pensamientos se habían desvanecido. Había conocido a Charles Parsons, director artístico de Harper & Brothers, el mayor editor en el país. Parsons había seleccionado y capacitado a un grupo de jóvenes ilustradores, entre ellos Edwin Austin Abbey, Arthur Burdett Frost, y Charles Stanley Reinhart, que estaban elevando el arte de la ilustración a un grado de excelencia que hasta entones era desconocido en América, en muchos sentidos, la asociación de Pyle con los Harpistas marcó el verdadero comienzo de su carrera profesional.

Parsons animó a Pyle a presentar ideas y bocetos preliminares para Harper’s , pero el producto final se volvía a dibujar por un ilustrador de la casa con experiencia, antes de ser grabado. Pyle estudia y absorbe todo lo que vio en Harper’s y a finales de 1877 pidió a Parsons que le permitiera terminar completo el proceso de un mismo dibujo titulado “Un naufragio en el horizonte”. Parsons estuvo de acuerdo y Pyle trabajó en el esquema durante más de seis semanas hasta que, literalmente, gastó su último centavo y se vio obligado a presentar el dibujo. Era consciente de que la decisión de Parsons podría muy bien decidir su futuro como ilustrador, “creo que no fue hasta que estuve en presencia del terrible director de arte que me di cuenta de que aquel podría ser el punto de inflexión de mi vida “. Pero Parsons no sólo aceptó la ilustración, sino que la publicó a doble página en el Harper’s Weekly el 9 de marzo de 1878.

A los veinticinco años, Pyle se encontraba ahora muy solicitado como ilustrador. Tenía tanto trabajo como podía admitir y continuó aumentando el prestigio entre sus compañeros. Desarrolló amistad con muchos artistas jóvenes de su época, especialmente Winslow Homer, Edwin Abbey, Charles Reinhart, y Frost Arthur. Pero a finales de 1879, sus amigos comenzaron a alejarse de Nueva York y entonces se dio cuenta de que había logrado todo lo que había esperado en esa ciudad y sus pensamientos se dirigieron a su casa en Wilmington. Por éso regresó a su estudio en la casa de sus padres con la promesa de Charles Parsons de que Harper le enviaría suficiente trabajo para mantenerlo ocupado.

En 1880 Pyle se comprometió con Anne Poole y en abril de 1881 se casaron.

ILUSTRACIONES DE PIRATAS

Pyle y su familia pasaron muchos veranos cerca de la costa en Rehoboth Beach, Delaware, donde se encontraban inmersos en leyendas de piratas y tesoros enterrados. Muchos de imágenes de piratas de Pyle fueron pintados durante estos veranos o pintados a partir de bocetos realizados en la playa. En 1889, Pyle y su esposa visitaron Jamaica, por lo que hay quien piensa que allí podría autenticar sus cuentos e ilustraciones de piratas, aunque yo creo que es él quien establece la estética del bucanero moderno que hoy podemos ver en grandes obras de cine como Piratas del Caribe. Muchas de sus ilustraciones y pinturas de los piratas son obras maestras, quizá de lo mejor de este autor y le aportaron una fama tremenda. Después de su muerte, Merle Johnson recogió muchos de los artículos de Pyle, cuentos, e ilustraciones de piratas y los publicó como El libro de Howard Pyle de los Piratas en 1921.

LA LITERATURA INFANTIL

Pyle sigue teniendo una demanda constante como ilustrador, tanto para los libros y artículos de otros como por sus propios artículos ilustrados. Pero  nunca perdió interés por la literatura infantil, y en 1883 publicó Las aventuras del Feliz Robin Hood de Gran renombre en Nottinghamshire . Según Nesbitt, “este libro es considerado por muchos el más bello ejemplo de los talentos individuales de Pyle como autor-ilustrador. Definitivamente su publicación lo estableció como uno de los escritores más destacados de América e ilustradores para niños”

Las historias ya publicadas en los Jóvenes Harper se convirtieron en colecciones de cuentos de hadas originales, “Pimienta, sal y otros condimentos” y  ” The Young Folks” (“La gente jóven”) aparecieron en 1886, El Reloj Maravilla” los siguió en 1888, y su última colección, Crepúsculo Tierra”, en 1895. Su libro de cuentos de hadas “El jardín detrás de la Luna”, también fue publicado en 1895. Pyle utilizó su interés por la historia para escribir ficción histórica para los niños. Otto, el de la Mano de Plata”, apareció en 1888 y Hombres de Hierro” en 1892, dos preciosas historias ambientadas en la Edad Media. Pero la obra maestra de Pyle sobre la Edad Media, fue un voluminoso trabajo para volver a contar cuatro de las aventuras del Rey Arturo y sus caballeros, que apareció durante un período de siete años entre 1903 y 1910:

La historia del Rey Arturo y sus Caballeros en 1903,

La historia de la Liga de Campeones de la Mesa Redonda en 1905,

La historia de Sir Lancelot y sus compañeros en 1907, y

La historia del Grial y el paso de Arthur en 1910.

HOWARD PYLE, PROFESOR DE DIBUJO

En el otoño de 1894, a la edad de cuarenta y un años, Pyle comenzó su carrera docente con una clase en la ilustración en el Instituto Drexel de las Artes y las Ciencias de Filadelfia. Se había dado cuenta de la falta de formación adecuada para los ilustradores y lamentó la “rutina de las escuelas de arte” de su tiempo. Las clases de Pyle fueron un gran éxito y en 1898, con la ayuda del Instituto de Drexel, comenzó un curso de verano en la  Ford Chadd , Pennsylvania con el fin de concentrarse en un puñado de estudiantes talentosos. Después de dos veranos con los estudiantes de Drexel en Ford Chadd  , Pyle dimitió de Drexel con el fin de abrir su propia escuela de arte en Wilmington.

La Escuela de Arte Howard Pyle inició sus clases en 1900 con doce alumnos seleccionados de entre cientos de aspirantes de todo el país. Tan seleccionados que  escribió en una carta al director de arte de Harper’s en la que decía que no iba a aceptar a los estudiantes “deficientes en cualquiera de los siguientes criterios: en primer lugar, imaginación, en segundo lugar capacidad artística , en tercer lugar  destreza en el color y el dibujo”.

Pyle vuelve a ocupar la escuela de verano en Ford Chadd  en 1901 con el fin de proporcionar a sus estudiantes la oportunidad de pintar con luz natural. “Sus alumnos trabajaron duro, pero muchos recordaron luego estos meses de verano como un Edén. No hubo clases de verano regulares tras 1903, pero Pyle  regresó con frecuencia a Ford Chadd  con sus alumnos para dibujar, pintar y jugar. Pyle dejó de dar clases formales en 1905, pero continuó ofreciendo críticas en privado a los antiguos alumnos y artistas consagrados.

Los estudiantes de Pyle en Ford Chadd y Wilmington incluyen una impresionante variedad de talentosos artistas entre ellos: Edward Austin Abbey, Maxfield Parrish, Newell Convers Wyeth, Elizabeth Shippen Verde, Jessie Willcox Smith, Oakley Thornton, Oakley Violeta, Hinchman Margaret Dunn Harvey, Stanley Arthurs, Schoonover Frank, William J. Aylward, y Everett Walter.

Pyle expresó sus sentimientos acerca de la enseñanza en una carta al Presidente de Drexel, “No sé de ningun mejor legado que un hombre pueda dejar al mundo que él de haber ayudado a otros a trabajar en un arte tan bello como aquel al que he dedicado mi la vida “. El legado de Pyle se conoce como la Tradición de Brandywine.

Estas son ilustraciones de algunos de sus alumnos;

 

SU RELACIÓN CON LOS PINTORES CLÁSICOS

Pyle siempre había evitado con firmeza cualquier idea de visitar Europa, a pesar de que muchas de sus ilustraciones son de tendencia europea. Él mismo se sabía influenciado por artistas como Durero, Bergkmair, Cramach y otros de las escuelas alemanas y las del Renacimiento italiano, pero criticaba abiertamente a los antiguos maestros y declaró que “Estados Unidos ha sido demasiado dependiente de los métodos europeos y debe desarrollar su propio arte indígena”. Sin embargo al final pudo más su enorme interés de superar sus prejuicios previos y dificultades técnicas en la pintura mural y en noviembre de 1910 se embarcó para Italia.

No iba en el mejor momento de salud cuando salió de su casa, pero Pyle se ponía enfermo en la mayoría de los viajes. No le gustaba Roma y no estaba contento allí. Cuando se puso lo suficientemente bien como para viajar, él y su esposa fueron a Florencia. Escribió en una carta: “Me gusta Florencia mucho… los viejos maestros pintores fueron sin duda gloriosos y me retracto de todo lo que he dicho en contra de ellos… apreciados en directo son tan notables que no veo cómo cualquier ser humano puede pintar como lo hicieron ellos” y también “me quedé pensando en mis alumnos y el deseo de poder mostrarles estas imágenes”.

Pyle finalmente fue capaz de admitir que el arte europeo podría tener algo que enseñar a los artistas e ilustradores americanos. Luego también visitó Génova y Siena, pero su mala salud lo envió de vuelta a Florencia. Allí murió de la enfermedad de Bright, una infección grave de riñones, el 9 de noviembre de 1911, casi un año después de navegar desde Nueva York y en el cementerio de Florencia está enterrado.

Según Agosta, “Su entierro en suelo extranjero es una ironía sobre la vida de un hombre célebre por su contribución perdurable a la literatura infantil estadounidense, dedicada a la creación de un arte americano típico, y reconocido como el ilustrador principal y profesor en lo que ha dado en llamar “la Edad de Oro de la Ilustración Americana”.

La mayor parte de este texto ha sido extraido y traducido por Juan Muro

de una guía de recursos de The Elizabeth Nesbitt Room, de la Universidad de Pitsburg

que representa el trabajo conjunto de las siguientes personas:

Diana Hanvill,

Frisque Michelle,

Kean Beth, y

Elizabeth T. Mahoney.

Puesto al día por Kresge David Frank y Laurren en julio de 2009.

http://www.library.pitt.edu/libraries/is/enroom/illustrators/pyle.htm

 

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Fina
    Ene 08, 2011 @ 16:04:20

    En el centenario de su muerte, este post se convierte en un fantástico lugar de referencia. Gracias por presentar el genio de H. Pyle con tan bella humildad y elegancia.

  2. Trackback: 5 de marzo « ¿Qué escritor nació el…?
A %d blogueros les gusta esto: