LOS DESASTRES DE LA GUERRA, Francisco de Goya, el dibujante reportero de guerra.



Hoy podemos ver la colección completa de los 82 grabados, no aptos para menores, que hizo Goya sobre los desastres de la guerra de la independencia en España entre los años 1810 y 1815. En esta serie de dibujos, realizados con aguafuerte y punta seca (es decir grabando sobre una plancha de cobre con un buril que la raya -punta seca- o con un pincel mojado en ácido nítrico -aguafuerte- que rebaja la zona pintada)  Goya se muestra como el mejor reportero de la brutalidad de la guerra, de cualquier guerra, sin héroes ni gloriosas conquistas, todo terror, muerte, dolor, hambre, miseria, depravación y finalmente corrupción.

Date cuenta de que en la época solamente los dibujos podían denunciar, igual que hace hoy la fotografía más descarnada en la prensa moderna, los terroríficos efectos de la barbarie humana.

Esta serie de grabados, como toda la obra del artista, ha sido analizada concienzudamente por los mejores expertos mundiales en arte, así que no podré aportar aquí más de lo que ellos han dicho. Una importante descripción de ellos se encuentra en la Wikipedia, pero en general podemos decir que las imágenes de la serie se centran en tres motivos principales:

El primero de los temas es el referido al terror y al miedo, el producto psicológico de la guerra. Es un terror que envuelve y a veces deforma a las figuras y cuyo origen se encuentra en el miedo, pero no un miedo abstracto hacia lo desconocido, sino un miedo concreto hacia las consecuencias de la guerra: hambre, destrucción, enfermedad y muerte. Las estampas que más ahondan en este tema serán las números 1, 40, 42, 44, 45, 65, 66, 67, y 70; si bien prácticamente en toda la serie se pueden observar estos sentimientos de terror y desolación.

Otro gran tema de la serie es el de la muerte y la tortura. Es prácticamente el tema más utilizado en toda la obra y aparece dentro de diversas facetas que van más allá de la mera representación de tipos de muertes para constituirse más bien en los distintos tipos de formas que tiene el hombre de matar y torturar al semejante (fusilamientos, ahorcamientos, linchamientos, empalamientos, acuchillamientos, hambre, enfermedad…) También se representarán dentro de este mismo tema otras facetas: las de la actitud del hombre ante la muerte: quienes van a ella de forma resignada, quienes luchan hasta el último momento, quienes la sufren desconsoladamente, quienes meditan o sueñan sobre ella… En fin, que el denominador común de toda esta serie de facetas (bien de forma, bien de actitud) es la constante individualización de la muerte.

El tercero de los temas patentes en la obra de Goya es el hambre y la miseria. Este tema aparece en las últimas estampas antes de los caprichos enfáticos. Tienen un cierto grado de fatalismo, como si el destino final de hombre fuese el de la autodestrucción y en ellos podemos apreciar todas aquellas consecuencias indirectas de las contiendas bélicas, por este motivo, la serie en este punto se cierra con ese toque de amargura por el que finalmente cuando no ha sido una muerte directa y atroz, ha sido una penuria constante la que ha desencadenado el nefasto desenlace.

Finalmente aparecen lo que se ha vendo en llamar “caprichos enfáticos”  Esta serie de grabados comienzan con el número 66, “Extraña devoción!” Y terminan con la última de las estampas. La diferencia con el resto de la obra es que en ellos cambia el sentido de toda la serie, pasando de la plasmación de los hechos mismos acontecidos a una reflexión sobre aspectos políticos e ideológicos que han envuelto estos hechos narrados. De esta manera el “vampirismo” de los legisladores, la superstición popular, la corrupción política o simplemente la injusticia se convierten en alegorías que nos muestran el trasfondo y la razón última de lo acontecido.

Supongo que después de ver el trabajo del genial Goya, uno puede entender mejor la aparición de otros artistas más sofisticados, pero en la misma linea de dibujos, como el que hace poco tiempo comentamos en este mismos sitio, Heinrich Kley.

 

Puedes ver la serie completa de los grabados en este PDF:

Goya – Los Desastres De La Guerra

Algunos textos de este post han sido extraídos del comentario publicado por J. Enrique Peláez Malagón
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: