Ramón ama a Julia


Ramón Casas Carbó

Ramón Casas conoció a Julia Peraire el año 1906, en aquel momento el había cumplido 40 años, mientras que Julia tenia 18 años.

Entre ambos surgió un amor a primera vista, sensual y apasionado, con el que comenzó una fuerte unión en la que ella fue, además de su amante, su modelo favorita.

Esa relación no fue aceptada por la familia del pintor, especialmente por su madre, una millonaria de armas tomar, y este hecho propició que aunque convivieron juntos durante muchos años, hasta el año 1922 no contrajeron matrimonio, cuando él tenía, por tanto , 56 años, y ella 34.

Julia fue desde el principio el motivo de un importante número de obras en las cuales Casas representó los sentimientos amorosos que sentía hacia ella, dado como resultado un conjunto de obras cargadas de sensualidad.

Ambos vivieron amándose otros diez años, hasta que en 1932 Ramón muera a los 66 años.

En la Sargantain Casas presenta a Julia medio acostada, con las manos fuertemente cogidas a los brazos de una butaca y con una mirada cargada de deseo. El subconsciente del pintor se refleja sobre la tela transmitiendo con los pinceles la compleja relación amorosa entre el pintor y la modelo. El vestido amarillo, con pliegues marcados sobre el pubis de la joven, es una potente alegoría del deseo y de la pasión, y los brazos en tensión un fiel reflejo de la fuerza del personaje.

******************************

******************************

 

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. klimtbalan
    Ene 02, 2011 @ 14:37:39

    Cargadas de sensualidad y expresión, además de muy bien dibujadas a pesar de utilizar esas perspectivas poco usuales y complicadas.
    Gracias por contarnos todo tan bien!
    Abrazos

  2. Juan Muro
    Ene 02, 2011 @ 18:27:49

    “Gracias por contarnos todo tan bien!” Arrrrrrrgggg!, Klimbalant me dice éso. ¡Yuuuuuuupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!
    Yo todavía no sé si soy un blog, solo llevo dos meses y aún creo que nadie me lee. Mis estadísticas dicen que hay un pequeño grupo que sí, y además ya tengo más de diez suscripciones (contando familiares y amigos directos, claro), pero cuando sea mayor quiero ser como Klimbalant y como “El Baul que no tenía mi abuela” y recibir unas estadísticas de esas de WordPress que se midan en visitas al Louvre.
    Para animarme me digo que no importa que no me lean, que el arte tiene su faceta elitista, pero no termino de creérmelo. Si no importa es porque lo que hago lo hago porque me encanta, nada más, por puro disfrute, pero reconozco en mi soberbia que ver “el diBujante” en la sección de AD MIRO de vuestro blog, o recibir un comentario vuestro, bueno, me alegra el alma.
    Gracias, hermanos mayores.

  3. klimtbalan
    Ene 03, 2011 @ 21:46:10

    Te entiendo, a mí me ocurrió lo mismo cuando empecé…y cuando en un blog que yo admiro me enlazaron hablando sobre lo interesante que era mi espacio, no me lo podía creer!! fué una inyección de ánimo para seguir adelante.
    Te agradezco un montón tus palabras sobre mi trabajo, es muy gratificante ver que hay personas que disfrutan con lo mismo que yo.
    Si quieres mi opinión, te diré que tu espacio me sedujo desde la primera vez que le vi, sino, no te hubiera enlazado, jaja. Me parecen muy buenas selecciones e interesante información, algo que creo más difícil que la simple exposición de imágenes que yo hago.
    Así que, ánimo y sobre todo aplica lo que tú mismo dices, disfruta con lo que haces, es lo más importante. Leerte? ya lo irán haciendo, ya verás.
    Saludos. (ah! Klimtbalan, sólo es una)

A %d blogueros les gusta esto: