El dibujo para inspirarse


Manada de toros junto a un río, al pie de un castillo.

Genaro Pérez Vilaamil

Una manada de toros descansa junto a un río, algunos de ellos están tumbados y otros de pié distraídos, aunque también los hay que miran a la cámara. Cerca de ellos, a prudencial distancia, están los mayorales con sus caballos, uno de ellos montado, el otro a pié, van acompañados de los pastores que se apartan de ellos y descansan en el suelo. A la orilla del río llegan dos barcas cargadas de personas y fardos que están siendo descargados sobre unos mulos que les esperaban (¿serán contrabandistas?) cerca de una casa en ruinas, quizá un molino o una vieja fábrica pues parece tener una gran chimenea junto a la entrada. En la escena se respira tranquilidad, tanta que algunos patos aún permanecen flotando, aunque otros han levantado el vuelo y se alejan hacia el bosque de ribera, lleno de fresnos y alisos. Tras la casa desvencijada debe comenzar una enorme escalera de anchísimos e innumerables escalones que conducen ladera arriba hasta la entrada de un esplendoroso castillo, una puerta con un enorme arco de herradura que se apoya en un contrafuerte de rocas. Quizá es una muralla exterior porque en el interior no solo está la fortaleza, sino que hay muchas casas antes de llegar a las torres, la mayoría redondas y almenadas, que rodean a la más alta, la torre del homenaje, la que marca el poder del señor del castillo. Siguiendo la muralla aparecen otras edificaciones civiles, que se disponen en la linea exterior de la ciudad y que están más cercanas al río que lo que parece ser una abadía rematando la otra parte alta de la población, con torres con campanarios y otras con almenas que terminan fundiéndose con el contorno del horizonte, en una tarde luminosa de verano.

Ya ves todo lo que es capaz de contarnos un pintor en un solo cuadro, uno de los mejores pintores españoles de paisajes románticos, el gallego Jenaro Pérez Vilaamil, ya bastante influído por el dibujante inglés David Roberts, de cuyos dibujos de paisajes egipcios y españoles hablaremos otro día.

Hoy disfruta de este cuadro que te mostramos en alta definición para que lo amplíes cuanto puedas y saborees sus detalles.

 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. javier
    Ene 16, 2011 @ 19:25:54

    adecuado para los momentos casi convulsos que vivimos. relax para el espíritu y disfrute para los sentidos. casi se oye el aleteo de los patos y el mugido de los toros.
    perfecta elección

  2. Juan Muro
    Ene 16, 2011 @ 21:13:03

    Gracias, aunque lo bueno siempre es adecuado.

A %d blogueros les gusta esto: