Anatomía al carbón


Pierre Paul Prudhon

Pierre Prudhon fue un pintor y dibujante francés que avanzó el romanticismo dado que su estilo era más suave que el neoclásico que practicaban sus coetáneos. Fue un hombre de personalidad con frecuentes altibajos, que terminó muriendo de tristeza tras el suicidio de su amante, pero a mí me gusta por cómo dibujaba, en aquella época era todo un moderno:

De estos dibujos debemos extraer la manera en la que toma las poses, cómo hace el estudio de luces y sombras y cómo consigue los efectos volumétricos. Era un gran dibujante.

Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. javier
    Feb 01, 2011 @ 21:16:00

    de la materia más humilde , si la mano es adecuada, se obtienen
    resultados geniales, curiosa su técnica una vez analizada

    • Juan Muro
      Feb 01, 2011 @ 21:35:04

      Ya no se aprende a dibujar así, pero el resultado de copiar estos dibujos es excelente para el neófito. Ahora se aprende poniendo el dibujo boca abajo.

  2. Cristina
    Feb 03, 2011 @ 02:33:54

    Y si se copia del anatural ? Qué buenos… Qué realismo!

    • Juan Muro
      Feb 03, 2011 @ 08:27:58

      ¡Eso es lo que hay que hacer!, pintar del natural, ahí no hay trampa ni cartón, se dibuja lo que se ve y si sale mal se rompe y se vuelve a hacer. Para aprender a dibujar así del natural hay que tener a un maestro al lado que te vaya indicando, hay que haber estudiado anatomía previamente, proporciones, encuadre y composición, e iluminación. Lleva su tiempo, pero ¿no lo merece?

  3. klimtbalan
    Feb 03, 2011 @ 06:38:02

    Siempre me ha parecido muy complicado pasar del negro al blanco en un respacio tan reducido como es un brazo, un torso, etc… y sin pasar por distintas tonalidades del gris. Es un corte muy drástico, pero es así como más se intensifica la luz y la sombra, que fundidos forman el dibujo. Preciosos bocetos.

    • Juan Muro
      Feb 03, 2011 @ 08:32:01

      Sí es cierto, el corte es drástico y se hace poniendo el carbón y la tiza juntos, solo separados por una línea imaginaria, luego se pasa el dedo por esa línea y se funden arrastrándolos. Cuando te separas de la imagen es cuando ves el efecto, pero es que hay que separarse,cada imagen tiene su distancia para ser observada y, como decía Rembrandt, “la pintura es para verla, no para olerla”.

A %d blogueros les gusta esto: