Desnudarse porque lo exige el artista (o el que paga)


Las majas de Goya

Francisco de Goya y Lucientes

Si he colocado así estas dos imágenes no ha sido por casualidad, sino porque desde que son pareja se pensaron para ser expuestas una detrás de otra, de tal manera que mediante una polea la vestida subiría y dejaría ver a la desnuda, que ocultaba con la polea baja.

Todos conocemos a “las majas de Goya”, pero quizá no conozcamos que Don Francisco, al pintar a la primera la llamó “la gitana desnuda”, ni quizá sepamos por qué las pintó o quiénes fueron las posibles modelos, además de varias otras curiosidades que la historia y la moral se encargaron de ocultarnos y de las que puedes enterarte a continuación:

Goya pintó primero la maja desnuda, es de mucha mejor calidad que la vestida, debió ser un encargo, aunque ni se sabe de quién ni cuándo la pintó exactamente -entre 1790 y 1800-, porque desde el principio fue un cuadro “bastante íntimo”. Años más tarde, en torno a 1805, pintó la maja vestida, esta quizá por encargo del cacereño Godoy pues, ya como una pareja de cuadros, formaron parte de su gabinete privado, que eran las habitaciones en las que trabajaba y vivía y a las que no tenían acceso el común de los mortales -entre los que no se incluía la reina, que como todo el mundo sabe a estas alturas, tuvo con el valido un apasionado romance… varias veces-.

De hecho es posible, aunque no seguro, que ambos cuadros fueran encargo de Godoy, lo que ha llevado a pensar que la retratada podía ser la segunda mujer de Godoy, una moza un poco feucha pero intrigante hasta la saciedad y que ya era la amante de Godoy antes y durante los amoríos y casorios reales de su marido que ella supo explotar a base de joyas:

Pero dado que Goya estaba liado con la Duquesa de Alba, “La Pili Tere Cayetana de Turno y Tal”, y Goya la pintaba en sus ratos libres (esto es, cuando tenía las manos y la mente libres), que eran los más, pues también se ha pensado que la retratada podría ser la de Alba, enemiga intimísima de la reina amante de Godoy, tanto que llegaba a vestir a sus criadas igual que la reina en las fiestas para dejarla en ridículo:

Curioso retrato este de la de Alba, además de sus “rasgos gitanos” y su cabellera enorme, es destacable la calidad de la pintura, ese fajín rojo, a juego con los lazos rojos y el collar de cuentas rojas, esas puntillas, ese lazito en la pata de la perrita… Pero volvamos a nuestros cuadros.

Creo que ya no hace falta explicar que Goya no era un guarro por pintar a esa modelo desnuda total, al menos no era más guarro de cuantos le rodeaban, todos liados a espaldas de todos. Pero este cuadro era porno, no era un desnudo normal. No era un desnudo mitológico, sino una mujer real, hermosa y descarada, que nos mira de frente y cuyo cuerpo es más luminoso que el entorno en el que se presenta, como si de ella se desprendiera un deseo sexual acentuado por la expresividad que Goya sabía dar a los ojos. Todo ello traería consecuencias: En 1807, en cuanto la vió, Fernando VII se la confiscó a Godoy, (¡me la quedo!) y en 1814, la Inquisición decidió secuestrarla por “obscena” e iniciarle un juicio a Goya. De tal juicio el pintor logró la absolución merced al influjo del cardenal don Luis María de Borbón (pariente de Teresa de Borbón, obligada a casarse con Godoy) pero la pintura quedó depositada fuera de la vista del público prácticamente hasta inicios del siglo XX, en la que se trasladaron a una sala de acceso restringido (apodada con sorna el Sancta Santurrón) en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en la que se guardaban los desnudos más atrevidos. En 1910 pasó al Museo del Prado, con grave disgusto de la jerarquía eclesiástica del momento que manifestó su malestar por su exhibición, y en 1927, “Correos”, esa institución de obsceno nombre, hizo el primer sello de un desnudo con ella, que quitó el hipo a una de las dos Españas y a la otra provocó la risa.

La Maja desnuda es un cuadro neoclásico, aquí Goya no quería ser moderno, se concentró en las encarnaciones ostentosas, en mezclar los rosas con verdes y amarillos para conseguir un volumen provocativo y un resultado exhuberante. Todo el cuadro está muy cuidado, compara las puntillas de los cojines en ambos cuadros, las telas, el fondo, la luz, siempre sale ganando la desnuda, ¿verdad?. En la vestida hay que destacar que las telas se le ciñen muy intencionadamente al pubis y al pecho, que tiene un fajin rojo (¿te suena?), y que al asiento le falta el brazo de chaise longue que tiene la desnuda.

Desde 1927  los españoles pasaron muchos años preocupados con sus guerras y sus dictadores, fue cuando acababa el mandato del último cuando pudieron volver a mirarse las tetas con cierto sosiego, y ¡qué mejor para ello que regodearse de nuevo con las pintadas por nuestro aragonés genial!:

En torno a 1975 o 76 (no me queda muy claro), una pandilla de chicos del Colegio San Antonio estaban parados en el escaparate de la Papelería Figueroa de la Calle Moret en Cáceres, observando con todo lujo de exclamaciones soeces la exposición de una enorme litografía de la maja desnuda, a lo que respondió el Cabo Andrés Martín Piris , de la Policía Municipal, disgregando a la jovencitos (¡vamos p’al cole, cacho guarros, a ver si vais a dormir en el calabozo!) y encarándose con Charete, la propietaria de la papelería, ordenando que se descolgase del escaparate esa exhibición de pornografía.

A través del decorador Giradi, que presenció la escena, la noticia se difundió a Radio Nacional y luego a todos los medios de comunicación, españoles y extranjeros que se llevaron las manos a la cabeza por la supuesta burrada cometida por el famoso cabo Piris contra el arte y el patrimonio pictórico español. Pero me consta que el cabo Piris no era tal como lo pintaron en esta noticia, ni lo que el hizo fue una boutade, sino un fiel cumplimiento de las normas éticas y morales del momento. ¿O no eran los principales gobernantes del país quienes habían hecho posible la existencia oculta y privada de esta imagen para sus propias calmas sexuales?

 

 

 

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. javier
    Feb 07, 2011 @ 21:27:04

    era el nuestro un pais de bellinas y amancebadas que elevaban la moral a los pudientes y la envidia a nos no agraciados
    los cuadros no por conocidos, no aprendes algo nuevo de ellos
    como siempre, la guinda que de tu mano, pones en cada entrada
    gracias una vez más

A %d blogueros les gusta esto: