El impresionista desconocido


Gustave Caillebotte 1848 – 1893


Nacido el 19 de agosto de 1848 en el seno de una familia parisina de clase alta dedicada al comercio de telas, este pintor, que también fue abogado e ingeniero, consiguió en 1873 el ingreso en la Academia de Bellas Artes de Paris, pero al año siguiente conoció a Degás y a De Nittis (pintores separados de la corriente oficialista) y acudió a la primera exposición impresionista celebrada ese año, aunque no expuso en ella.

Gustave fue heredero de una gran fortuna familiar y pintaba por el más puro placer de hacerlo, su subsistencia jamás dependió de la venta de sus cuadros. Tanto fue así que a sus 34 años y harto de soportar las despiadadas críticas que recibían por entonces las innovadoras pinturas impresionistas, se rehusó por completo a seguir exponiendo sus obras que, hasta el momento de su muerte, llegaron a totalizar más de 500.

Esta circunstancia, sumada a que durante las seis décadas posteriores a su desaparición todos sus cuadros permanecieron en poder de la familia, hizo que el nombre de Caillebotte se fuera diluyendo en el tiempo hasta caer prácticamente en el olvido.

Este cuadro, “Los acuchilladores de parquet” supuso su debut en la segunda exposición impresionista, en 1876, tras ser rechazado en el Salon de Paris de 1875 por ‘vulgar’, dado que los únicos trabajadores que se admitían entonces como motivos artísticos eran los campesinos, labradores y ganaderos.

Hasta que  hacia 1960, cuando algunos de sus herederos comenzaron a desprenderse de unas pocas pinturas, el mundo descubrió que a la historia del arte se le había perdido un eslabón importante Un genio de la pintura a quien no sólo se lo reconoce hoy como tal, sino como a un auténtico mecenas.

Gustave Caillebotte disfrutaba comprando para su colección privada muchas de las obras de sus propios colegas. Las elegía con gran cuidado y pagaba por ellas más que generosamente, pero era un secreto a voces que lo hacía para ayudar a sobrellevar las penurias económicas que padecían por entonces los pintores impresionistas.

A Claude Monet llegó incluso a financiarle una parte de sus estudios de dibujo y cuando tras los sistemáticos rechazos de la Academia de Bellas Artes de París los impresionistas -también denominados los “Independientes”, “Intransigentes” e “Intencionalistas”- resolvieron exponer sus cuadros fuera de ese ámbito, fue Caillebotte quien afrontó de su propio bolsillo el alquiler y la ornamentación del primer salón.

A la muerte de Caillebotte su albacea anunció que el pintor había legado al Estado de Francia toda su colección pictórica, imponiéndole como condición ‘sine qua non’ la obligación taxativa de exponer las obras en el Museo de Luxemburgo y, tras veinte años, en el Museo del Louvre.

El inventario señalaba que dicha colección estaba integrada por 69 cuadros que no eran otros que aquellos que había ido comprándoles a los impresionistas: 19 obras de Camille Pisarro, 14 de Claude Monet, 10 de Pierre‐Auguste Renoir, 9 de Alfred Sisley, 7 de Edgar Degas, 5 de Paul Cézanne y 4 de Edouard Manet.

Hasta los menos avisados cayeron en la cuenta que Caillebotte había realizado una jugada maestra al legar, en realidad, nada más ni nada menos que la llave que abría, para todas esas obras tantas veces rechazadas por la Academia de Bellas Artes de París, las puertas de los dos museos más importantes de Francia: ¡Luxemburgo y el Louvre!.

En nuestro afán por documentar lo mejor posible los artículos que aquí se exponen, te ofrecemos aquí una recopilación de lo más granado de la producción de este genial artista que murió con 45 años y demostró ser el más inteligente de todos los pintores de aquel grupo que llegaron a determinar el rumbo de la historia del arte:

Anuncios

10 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Biblioabrazo
    Feb 15, 2011 @ 12:33:54

    Qué pasada!! Qué maravilla! Eres increíble 😉
    Sus aguas me parecen de lo mejor. Hay que ver sus pinturas al natural… así que apunta esta paradita en París , ji, ji.
    Besitos

  2. Nieves
    Feb 15, 2011 @ 13:07:51

    Me ha gustado este nuevo descubrimiento, no lo conocía. Me quedo por aqui viendo sus obras
    Saludos

  3. cristina
    Feb 15, 2011 @ 13:12:36

    Me mueroooooooooooooooooo…………
    de gustooooooooooooooooooooooooooo…………….!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. Eladio
    Feb 15, 2011 @ 16:46:29

    Juan, qué sorpresa. Increíbles sus pinturas e increíble que sea un desconocido para la mayoría. Un abrazo

  5. Fina
    Feb 17, 2011 @ 18:32:55

    ¡¡¡Los misterios de cómo pasar la frontera al Olimpo de los genios!!! algunos olvidados, otros sobrevalorados…

    • Juan Muro
      Feb 17, 2011 @ 19:21:17

      Pues sí, Fina, nunca se sabe, pero en general yo creo que no debe ni buscarse ni pretenderse porque el objetivo no es llegar al Olimpo, sino alcanzar la belleza, algo subjetivo y siempre muy personal.

A %d blogueros les gusta esto: