Chica defendiéndose de Eros


William-Adolphe Bouguereau

Bouguereau era uno de los pintores franceses que intentaron frenar el avance del impresionismo, técnica que criticaban, con razón, de inacabada y pobre. Por éso prohibían una y otra vez que las obras de esa pandilla de desarrapados se expusieran en los Salones de París, que eran las principales exposiciones pictóricas de la capital francesa cada año. Terminaron los neoclásicos perdiendo la partida, como es sabido, pues el impresionismo no ganó adeptos por su técnica sino por la nueva concepción del arte que plantearon, pero fuera de nuestras predilecciones por uno u otro estilo, es evidente que la técnica desarrollada por estos realistas es depurada y muy buena. Veamos el boceto de esta obra de 1880 que os presentamos hoy en alta definición (lista para poder imprimirse en buen tamaño):

Es muy interesante observar con todo detalle ambas imágenes a la vez.  En el boceto, realizado en grafito sobre cartón, está destacado el fondo en blanco, una técnica que nos recuerda lo que hacía Leyendecker en su método de trabajo, y casualmente el ilustrador americano estudió arte en la Academia Julien de Paris, donde daba clase el señor Bouguereau. Pero también es muy curioso observar que en el boceto se han realizado dos aguadas con acuarela. La primera es la grisalla (en color gris), sirve para apuntar las sombras suaves. La segunda es sepia y sirve para igualar el dibujo y que quede un poco más presentable de lo que quedaría si observamos los márgenes, pero también para destacar la pintura blanca del fondo.

El preciosismo detallista del boceto es de tal fidelidad en la obra final que en el dibujo a lápiz casi se puede entrever las encarnaciones de cupido y aún las de la joven. Es evidente que ceñirse de esta manera tan perfeccionista a la idea inicial resta frescura a la obra, pero también es notorio que solamente tras una técnica muy depurada puede conseguirse un resultado como el de este autor.

Esta técnica de óleo se realiza con veladuras y es bastante lenta. Es una de las técnicas de óleo sobre tabla o lienzo más antiguas, pero también más trabajosas. La explicaremos con detalle cuando veamos la manera de pintar de cada uno de los grandes maestros.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Cristina
    Feb 17, 2011 @ 15:33:54

    Comprendemos perfectamente a Bouguereau… Tanto trabajo, tanta minuciosidad, para que un Vangogh cualquiera, llegara con tres brochazos en plan lava volcánica y les cambiara el concepto…
    La pintura es fantástica… El tema tratado con gran cursilería …Pero qué bonito!
    Aguardo ansiosa todas esas explicaciones que prometes… Ya estuve estudiando lo de las dos aguadas…
    Muchísimas gracias!

    • Juan Muro
      Feb 17, 2011 @ 17:20:00

      De nuevo tus palabras están cargaditas de razón, Cristina. Gran cursilería, pero preciosa. ¡Y pobre Bouguereau!, aunque yo sospecho que sabía lo que se le venía encima con la panda del Vangogh. Este Bouguereau es el autor que pintó aquella imagen basada en un cuadro de Rafael de Urbino que dió lugar a el concurso de elDibujante.com, ¿recuerdas? Pues a mí no se me olvida lo de un dibujo para tí. Llegará.

  2. Cristina
    Feb 17, 2011 @ 17:49:27

    Juassss… Muchísimas gracias pero sería abusar… Mira en el boceto había dos grisallas… Pero el blanco del fondo es pntado o es el papel ? Es gouache ? Qué es? Con las clases particulares me doy por bien premiada…Y claro que me acuerdo , hasta sospecho que los modelos son los mismos… Y esa blancura mantecosa y reluciente es inconfundible…
    Un fuerte abrazo…

    • Juan Muro
      Feb 17, 2011 @ 19:33:38

      El blanco del fondo no es el del papel, si te fijas despacio podrás distinguir tres blancos diferentes: Amplía el dibujo a la zona de la barriguita de la chica y verás en el margen izquierdo del papel un blanco sucio. También verás cerca un blanco diluido y otro que es más compacto, dependiendo de la cantidad de pigmento que tiene la pintura blanca, así que podemos decir que sí es una anilina (la acuarela o la témpera son ambas anilinas mezcladas con agua, una más fina y diluída que la otra, el Gouache es una forma de manejar la témpera). ëso es lo que quería mostrar precisamente en este post, que el boceto en el dibujo neoclásico se hacía dibujando con lápiz de una manera muy perfecta, pero no contentos con ello, encima le hacía dos grisallas y destacaban los fondos con blancos anilínicos, gessos y blancos de españa. Esta técnica casi se ha perdido en la actualidad.
      La serie de ‘El proceso técnico de los grandes maestros’ está en preparación, ya bastante avanzado.
      Un beso

A %d blogueros les gusta esto: