Michael Klein


Luz de niebla

Michael Klein es un pintor realista estadounidense, muy poco conocido en España, a pesar de su evidente conexión artística con la pintura hiperrealista española comandada por Antonio López García, que actualmente vive y trabaja en Argentina. Su obra, meticulosamente planeada y ejecutada, muestra un excelente dominio  del color y un control de tono lumínico poco habitual en artistas tan jóvenes: todavía no está en la treintena cuando ya ha acumulado una numerosa obra, y se ha asegurado la exposición en una de las galerías contemporáneas más importantes de Estados Unidos, la Arcadia Fine Arts Gallery en Nueva York.

Su regreso a Estados Unidos en 2010 estuvo marcado por su segunda exposición individual en la galería del SoHo. Claramente la suya es una carrera en ascenso, y en la exposición mostró los frutos de un trabajo muy duro y de una dedicación incansable. Todas sus obras resultaron vendidas en la primera semana y su caché artístico se disparó durante los mismos días de la exposición, llevándose de vuelta una larga lista de espera para el encargo de sus obras.

Nacido en 1980, Michael Klein tenía sólo diecinueve años cuando abrió profesionalmente su estudio-taller para aceptar encargos comerciales de obras de arte. Su primer maestro fue Richard Whitney, uno de los pintores figurativos más reputados del país, heredero de las enseñanzas de RH Ives Gammell y de la Escuela Tradicional de Boston. Tras dos años con Whitney, Klein siguió sus estudios a lo largo de la misma línea artística incorporándose a El Atelier en Minneapolis, la escuela fundada por Richard Lack, un singular artista cuyos esfuerzos fueron en gran parte responsables de la recuperación del arte hiperrealista en los Estados Unidos.

En busca de ampliar su experiencia, Klein después dejó su casa en el medio oeste para dirijirse hacia el este, donde comenzó estudios en la Art Students League de Nueva York, sobre todo bajo la tutela del retratista Nelson Shanks. Luego, en 2002, Klein se mudó a lo que sería su última escuela, The Water Street Atelier, donde trabajó de aprendiz del fundador Jacob Collins hasta el año 2005. Para el año 2008, como culminación de sus estudios, realizó su primera exposición individual en Galería Arcadia a la edad de 27 años.

Citando a los naturalistas como su fuente de  principal, Klein ha trabajado concienzudamente para reproducir los efectos de iluminación de un día nublado en muchas de sus pinturas. Su estudio en Argentina tiene  un techo practicable, personalmente construido por él, que permite filtrar la luz natural del sol al entrar a través de  diferentes oquedades, protegiendo así las obras de muchos de los problemas por lo general asociados con la pintura al aire libre. A diferencia de los naturalistas, sin embargo, Klein vuelve a crear estos efectos atmosféricos sin el uso de fotografías para proporcionar una estructura visual binocular, prefiriendo en su lugar dibujar y pintar solamente del natural.

Klein utiliza una paleta de colores muy estándar. Si observamos su paleta encontraremos sus pigmentos de color más usales que son: Siena Natural, Amarillo de cadmio, Ocre pálido, Amarillo pálido, Blanco titanio, Naranja, Rojo Intenso, Carmesí, Siena Tostado, Tierra Sombra Natural, Azul cobalto, Azul Ultramar, Negro, Violeta Cobalto y Verde Esmeralda.

Michael normalmente trabaja sobre lienzo de lino, o en un algodón de alta calidad con preparado de aceite de lino A menudo con una imprimación de azul ultramar, siena  y tierra sombra tostada mezclados y diluidos con aguarrás, esto lo aplica con un trapo frotando hacia abajo en la tela. Sus pinceles habituales son de la marca  Royal & Langnickel de cerda sintética.

Michael Klein ofrece dos películas en DVD a la venta a través de su página web, la más reciente de las cuales, “Flor de pintura” está producida y dirigida por Klein, y es bastante diferente a cualquier otro vídeo de arte habitual. En realidad es una película documental sobre la realización de una pintura, y no un vídeo de enseñanza pictórica tradicional.

El DVD comienza con Klein barriendo el suelo de su estudio de Buenos Aires, lo que inmediatamente da la impresión de un artista del viejo mundo de comenzando su jornada de trabajo. Continúa en los siguientes dieciséis días mostrando su proceso creativo a través de un dibujo muy hábil y una planificación muy rigurosa. Klein no habla mucho en el video, pero el encanto de esta película reside precisamente en los silencios y en las escuetas frases del artista que se limitan a informar sobre determinados procedimientos. No se trata de narrar paso a paso el proceso seguido, sino de que el espectador se enriquezca al ver a lo largo de esta película, su elección de la composición, su dibujo, el traslado al lienzo y por fin el arte final.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Cristina
    Mar 18, 2011 @ 22:35:33

    Qué maravilla… Gracias!

    • Juan Muro
      Mar 19, 2011 @ 00:15:11

      ¿Verdad que sí?, pronto veremos a sus maestros y a otros compañeros y compañeras suyas del hiperrealismo actual americano, ya ves que aunque desconocido aquí, bastante vinculado con el nuestro. ¡Verás qué pintorazos!

  2. anna seguranyes alibès
    Mar 19, 2011 @ 08:23:03

    Me ha gustada mucho su obra e intentaré conseguir su DVD.Me gusta mucho poder ver el proceso de una pintura, desde el dibujo al resultado final.
    Lo que mas me gusta es que siendo hiperrealista, sus pinturas no parecen una fotografia, pues aunque valoro muchisimo la tecnica de los pintores hiperrealistas, en algunas ocasiones, me encuentro con pintores que tienen una técnica tan depurada que es dificil distinguir si es pintura o fotografia.
    A mi parecer una pintura se tiene que notar que es pintura, por ejemplo, rubens, casas, rusinyol, revello de Toro etc.y todos los grandes pintores mas antiguos, son muy realistas pero nunca confundiriamos sus cuadros con fotografias.
    Es solo una opinion.

    • Juan Muro
      Mar 19, 2011 @ 09:11:10

      Y a mi entender es una docta opinión. Mucho de ello, aunque no todo, se debe al uso de la fotografía como técnica óptica para conseguir el dibujo, es decir, a proyectar una diapositiva sobre el lienzo y dibujar siguiendo las lineas proyectadas. De esta manera, aunque al principio no lo parezca, el dibujo parte de un solo punto de visión y es deformado además por la lente óptica que lo proyecta, generando una visión monocular, como si la viéramos con un solo ojo. Sin embargo, cuando se dibuja del natural esa sensación desaparece porque, aunque el dibuja sea hiperrealista, parte siempre de la visión binocular, que es la nuestra natural. Empero, aunque Klein dice que no usa la fotografía y que siempre dibuja del natural, yo no pondría la mano en el fuego por tal aseveración.

A %d blogueros les gusta esto: