ARTE FUTURO


EL ULTRAREALISMO ONÍRICO

DE DANIEL SPRICKS

Levitan las rosas en el universo privado de Daniel, giran como planetas en torno a un mundo caótico, sucio, de restos de basura, pero íntimo y hermoso. Entre cáscaras de huevo rotas y objetos que se acercan peligrosamente al borde de la mesa produciendo juegos visuales de imposibles equilibrios y reflejos de sombras hacia su fuente de luz, Daniel pinta extraños seres, esqueletos de aves con aspectos de dinosaurios, botes de salsa de tomate con tipografías inventadas como recién salidas de cuadros de Warhol, maderas, vidrios rotos, hierros de engranajes, plantas y volumen, espacio vacío en torno a un mensaje onírico e interpretable solo individualmente.

El hiperrealismo de este norteamericano está íntimamente ligado al de varias escuelas europeas. Los españoles tenemos cerca a Eduardo Naranjo con su realismo mágico y podríamos conectarlo con varios otros de nuestros grandes artistas, pero los críticos de otras partes lo asocian con pintores antiguos que poco tienen que ver con su trayectoria ni con su técnica.

Daniel Sprick nació en Little Rock, Arkansas. Estudió en la Escuela de Arte bajo la dirección de Ramón Froman y en La Academia Nacional de Diseño y recibió su BFA de la Universidad del Norte de Colorado en 1978. Su amor por el dibujo y el desarrollo de su técnica de pintura comenzó a la edad de cuatro años de la mano de su propio padre: “Papá me enseñó a hacerlo. Los aviones eran mi pasión. De joven asociaba sus gráciles trayectorias con el movimiento del lápiz y, finalmente, la elegancia en la elaboración del dibujo tenía su equivalente en el vuelo. Construía planeadores de madera de balsa, en ellos mi imaginación se centraba en la belleza de las líneas”. Sprick se refiere a una manera exquisita de ser piloto en el aire. “Cada pintura, es solo la búsqueda del despegue y del ejercicio de vuelo que deben concluir en un aterrizaje perfecto. Hoy es un artista reconocido y un piloto experimentado.

Cautivado por los interiores, como ejercicio simple de arte, aunque también con los paisajes urbanos o semirurales americanos de los alrededores de su casa, Sprick no necesita viajar lejos para encontrar sus musas. Se describe a sí mismo como íntimamente dedicado a la representación escrupulosa de los objetos ordinarios, en una forma de trascendencia sobre la experiencia cotidiana. Su obra juega con similares polarizaciones entre interior y exterior, entre la solidez y la realidad, y entre la erosión y la percepción. Hoy es uno de los pintores americanos cuyas obras alcanzan fuertes cifras de cotización y se exponen, no solo en las mejores galerías, sino en los más importantes museos internacionales.

Su sítio web

www.danielsprick.com/

Una interesantísima entrevista con el pintor, -en inglés, claro-, en la que, de no entenderle, al menos podrás apreciar su método de trabajo, cotillear su estudio, cómo filtra la luz, cómo es el mueve de la paleta, qué colores usa, qué pinceles…:

 

Y como siempre una selección de lo mejorcito de su obra en alta definición:

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Anna
    Mar 23, 2011 @ 20:40:15

    Me ha gustado mucho la obra de Daniel Sprick, parece imposible llegar a una técnica tan depurada, me imagino que un cuadro suyo debe de llevar hacerlo una cantidad de horas muy grande, pues para llegar a realizar tantos detalles tiene que llevar mucho tiempo además de una gran maestria.
    Muchas gracias por mostrar pintores, que almenos yo no conocia.

    Anna

    • Juan Muro
      Mar 23, 2011 @ 23:25:12

      Pues sí, Anna, pienso como tu. Debe ser muy lento y muy complejo. pero ¿a quién le importa lo que le cuesta al artista?, lo único importante es el resultado final de la obra.

A %d blogueros les gusta esto: