Los Pintores Vagabundos


Los sirgadores del Volga, de Repin, supuso una importante denuncia pública de las duras condiciones de trabajo de este gremio.

Peredvízhniki, comúnmente conocidos como “los vagabundos” o “los itinerantes“, fueron un grupo de artistas realistas rusos que, en protesta contra las restricciones académicas, formaron una cooperativa de artistas, y fuera de los cauces oficiales organizaron sus propias exposiciones de pintura por todo el país, lo que evolucionó en la Sociedad para las Exposiciones de Arte Itinerantes (TPHV) en 1870.

Inundación de Primavera. Levitan

Más

Anuncios

La técnica de las veladuras


¿Cómo pintaba Leonardo?

Leonardo era un hombre que no acostumbraba a ponerse reglas ni límites en su trabajo, lo que le otorgaba una versatilidad enorme y le permitía ensayar cuanto quería, aunque no siempre con buen resultado, -que ya veremos en otro momento el terrible asunto de su mural de La Última Cena-. Pero sin duda era el maestro de un tipo de pintura en la que los contornos aparecían envueltos en un velo que él mismo llamó ‘il sfumato’ (lo difuminado), tan exquisito que a pesar de acercarte a milímetros de la superficie es imposible detectar cómo ha sido pintado pues no se ven las pinceladas. Ahora, gracias a los estudios de dos científicos (la especialista Mady Elias, profesora de la Universidad d’Evry Val D’Essonne, investigadora del CNRS y el ingeniero Pascal Cotte del INSP de París) sabemos que este esfumato es una variante del glacis que aplicaban los antiguos maestros flamencos . Esto del ‘Glacis’ es una de las variantes más refinadas de la técnica de las veladuras, la técnica por la que más me preguntáis, así que dedicaremos un rato a ver cómo se hacían antaño, como se hacen hoy y qué ventajas e inconvenientes tienen: Más

La leyenda del invento del Óleo


Jan Van Eyck, el dibujante que inventó el óleo

En este posible autoretrato de Jan Van Eyck, algunos críticos dicen que lo importante para el pintor no era su autoretrato, sino el turbante en el que está 'embutido' el rostro, que parece haberse pintado fuera de su cara, apoyado sobre un soporte, como quien pinta un bodegón.

Todo lo que te voy a contar ahora está puesto en duda, porque pasó hace mucho y los documentos que lo demostrarían son demasiados pocos, a pesar de lo cual no son inventos, sino deducciones y firmes creencias de algunos expertos, aunque nosotros, en aras de la ortodoxia, llamaremos a esta historia leyenda:  Más

EL PRIMER PINTOR



GIOTTO IN BLUE

Durante toda la Edad Media, desde el siglo IV hasta el XIII el Arte de la pintura dejó de existir. Los siglos IV, al IX fueron guerra, enfermedades y muerte. Los habitantes europeos de las ciudades tuvieron que trasladarse al campo, las cortes de los reyes se hicieron itinerantes, como feriantes que trasladaban sus tesoros huyendo de ciudad en ciudad perseguidos por los bárbaros. Nadie fue capaz de ponerse a pintar si no era dentro de la seguridad proporcionada por los muros de las fortalezas conventuales solo interesados en la iluminación de manuscritos. Las figuras humanas era hieráticas, esquemáticas e impersonales, seguían un patrón común del que nadie osaba apartarse. A finales del siglo X surge el arte románico, que en su época más tardía comienza a presentarnos figuras humanas más expresivas, individuales y libres, pero no es sino hasta el siglo XII cuando, con el Gótico, surge un pintor que cambia el arte, el hijo de un campesino que se adentra en el mundo de la belleza y pinta figuras, escenas e historias con visos de autenticidad y dotados de una apariencia terrenal, llenas de sangre y fuerza vital. Su nombre: Giotto di Bondone. Más

Il Braghettone


La vergüenza del censor


Es triste para un artista que su nicho en la posteridad lo deba a haber mutilado la obra de un genio. Me llamé Daniele Ricciarelli, pero apenas hay quien recuerde mi nombre. Soy ya para siempre el “Braghettone”, el infame que cubrió las partes pudendas de algunos de los personajes del Juicio Final, el gran fresco de la Capilla Sixtina, el que traicionó al divino Michelangelo, su maestro y amigo. Y sin embargo, nadie dice que fue el propio Miguel Ángel quien me pidió, ya muy enfermo, que fuera yo quien se ocupara de tan ingrata tarea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más

El salón de los rechazados


El conficto entre artistas oficiales y malditos


Varias veces nos hemos referido en este sitio a las exposiciones del Salón de París, como si en París hubiera un solo salón donde expusiera el pintor que lo deseara, pero no hemos dicho mucho más al respecto y ya ha llegado el momento de conocer qué era éso, dónde se hacía, quién lo organizaba y quién y cuándo podía exponer, pero sobre todo conocer en qué devino y por qué se provocó un conflicto tan enorme entre los artistas de la pintura, lo que influyó no solo en la creación de otro salón paralelo llamado ‘Le salon des refusés’, sino en la ruptura frontal de las líneas éticas y estéticas que regían las normas y movimientos artísticos del momento. Más

Los romanos, ¡qué frescos!


Los frescos de las ciudades romanas de Pompeya y Herculano nos demuestran hoy no solo el cosmopolitismo del que hacían gala ambas urbes, sino unas costumbre sexuales más que liberales y avanzadas para la época. ¿O quizás es que es ahora cuando vivimos en una etapa de regresión moralista y nuestro actual culto al cuerpo es más estético que social?. Más

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: