¿Cómo se hace un lápiz?


Un mecanismo nada tonto

Anuncios

La última pincelada de Iván Kramskói


Iván Kramskói 1837-1887

En marzo de 1887 Iván Kramskói estaba pintando un retrato del pediatra Karl Raujfus. Súbitamente el artista se inclinó y cayó al suelo. El doctor intentó ayudarle pero no pudo hacer nada, Kramskoy había muerto.  Podemos apreciar en este cuadro el ultimo trazo del pincel de Iván Kramskói, en el extremo inferior en el momento de caer al suelo sin vida.  Más

Una gota de agua


Con motivo del Día Mundial del Agua el 22 de marzo, Solidaridad Internacional y BDDP Unlimited lanzan una campaña para crear conciencia sobre el flagelo de la insalubridad del agua.Hoy en día se estima que 3,6 millones de personas mueren cada año de enfermedades transmitidas por el agua causada por el agua sucia. Para simbolizar el peligro silencioso e invisible de la insalubridad del agua, BDDP Unlimited eligió un sesgo tanto minimalista como estético e increíble jugando exclusivamente con agua y tinta. La película ilustra la capacidad de la tinta para revelar lo que es invisible.

Diseñado por BDDP Unlimited, la película fue producida por Hust y dirigida por Clement Beauvais, joven director, ilustrador, músico y fotógrafo. Su talento y el dominio de diferentes técnicas han permitido tanto el diseño diseño y realización del acto. Un sitio web
votregouttedeau.org recoge firmas en la petición destinados a ser entregados personalmente al Presidente de la República.

EL PRIMER PINTOR



GIOTTO IN BLUE

Durante toda la Edad Media, desde el siglo IV hasta el XIII el Arte de la pintura dejó de existir. Los siglos IV, al IX fueron guerra, enfermedades y muerte. Los habitantes europeos de las ciudades tuvieron que trasladarse al campo, las cortes de los reyes se hicieron itinerantes, como feriantes que trasladaban sus tesoros huyendo de ciudad en ciudad perseguidos por los bárbaros. Nadie fue capaz de ponerse a pintar si no era dentro de la seguridad proporcionada por los muros de las fortalezas conventuales solo interesados en la iluminación de manuscritos. Las figuras humanas era hieráticas, esquemáticas e impersonales, seguían un patrón común del que nadie osaba apartarse. A finales del siglo X surge el arte románico, que en su época más tardía comienza a presentarnos figuras humanas más expresivas, individuales y libres, pero no es sino hasta el siglo XII cuando, con el Gótico, surge un pintor que cambia el arte, el hijo de un campesino que se adentra en el mundo de la belleza y pinta figuras, escenas e historias con visos de autenticidad y dotados de una apariencia terrenal, llenas de sangre y fuerza vital. Su nombre: Giotto di Bondone. Más

Flores que huelen a óleo


HENRI FANTIN LATOUR

Resultaría difícil encontrar uno de los grandes museos del mundo que no tenga entre sus fondos un «Florero» de Fantin-Latour. Sus naturalezas muertas con flores se hicieron muy célebres y cotizaron al alza. Pero, precisamente ése, el de «pintor de floreros», es uno de los sambenitos con los que ha cargado injustamente a cuestas siempre este artista francés, que también pintaba otros motivos no solo muy interesantes sino muy numerosos, baste saber que sus autoretratos son más de cincuenta. Pero pocas maravillas como estas flores que nos anuncian, con su olor a óleo, la llegada de la primavera: Más

La ejecución de Jane Grey


Una ejecución perfecta

Paul Delaroche. 1833

Óleo sobre lienzo 246×297 cms.

Cuando uno va a Londres una de las mejores cosas que puede ver es la National Galery, y una vez dentro de ella no podemos pasar por alto uno de sus mejores cuadros, de un pintor… francés. En serio, La Ejecución de Lady Jane Grey, de Paul Delaroche, es uno de los cuadros más famosos de la pinacoteca londinense. La pintura domina su sala de exposición –la 41–, por encima de otros muchos y excelentes cuadros. Es fácil localizarla, es de esas pocas pinturas que siempre tienen una multitud a su alrededor, tales son la atracción y la fuerza de la escena que representa. Sin embargo, ya puede ser fuerte que, como podremos comprobar, los espectadores tienden a fijarse en detalles que no tienen mucho que ver con el hilo narrativo que se pretende transmitir:

Más

Il Braghettone


La vergüenza del censor


Es triste para un artista que su nicho en la posteridad lo deba a haber mutilado la obra de un genio. Me llamé Daniele Ricciarelli, pero apenas hay quien recuerde mi nombre. Soy ya para siempre el “Braghettone”, el infame que cubrió las partes pudendas de algunos de los personajes del Juicio Final, el gran fresco de la Capilla Sixtina, el que traicionó al divino Michelangelo, su maestro y amigo. Y sin embargo, nadie dice que fue el propio Miguel Ángel quien me pidió, ya muy enfermo, que fuera yo quien se ocupara de tan ingrata tarea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: